RECHAZAN RECLAMO DE JOVEN QUE CAYÓ BAJO UN TREN CUANDO QUISO ABORDARLO EN MOVIMIENTO
La Corte Suprema confirmó el rechazo de una demanda contra la Unidad de Gestión Operativa Ferroviaria de Emergencia (UGOFE) por la amputación de una pierna que sufrió un pasajero al intentar abordar un tren en movimiento

El tribunal confirmó un fallo que desestimó el reclamo del pasajero porque un video de las cámaras de seguridad mostró que el siniestro se produjo cuando intentó abordar a la formación que estaba en movimiento.

El 30 de mayo de 2008, a las 5:30, Pablo Guillermo Weber se encontraba en la estación de José C. Paz y “cuando el tren llegó se dispuso a ascender, debido a la existencia de un pozo ubicado en el borde del andén, se patinó y cayó a las vías, quedando atrapado debajo de la formación”.

Según su relato, “al reiniciar su marcha el tren lo arrolló y le produjo graves lesiones en sus miembros inferiores”, que derivaron en la amputación de parte de la pierna derecha.

Pero UGOFE “invocó la culpa de la propia víctima como causal de exoneración. Negó la existencia de un pozo en el andén y señaló que el damnificado corrió al tren e intentó subirse al mismo cuando este estaba en movimiento; resbaló y cayó a las vías”.

El fallo de primera instancia había aceptado el reclamo del lesionado, pero la Sala M de la Cámara Civil, con las firmas de los jueces Mabel De los Santos, Elisa Díaz de Vivar y Fernando Posse Saguier, lo revocó y exculpó a la UGOFE.

Para ello, evaluó como prueba clave el video de las cámaras de seguridad: “Surge de las imágenes que el tren nunca detuvo su marcha en la estación o por lo menos no en el tramo de estación donde lo esperaba Weber”.

“No puede determinarse en él si la formación iba a frenar o si el plano de la cámara pertenece al principio de la estación, pero lo cierto es que de una u otra forma, ninguna de las personas que se encontraban en el andén pretendió subir”, resumieron los jueces, al desestimar la demanda.

La familia de la víctima llegó con su reclamo hasta la Corte Suprema, pero en su último acuerdo, el tribunal, con las firmas de los jueces Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda, confirmó la desestimación de la demanda.