Aniversario: 129 años de lucha por la democracia
“129 AÑOS DE LUCHA POR LA DEMOCRACIA”

Un nuevo aniversario siempre invita a efectuar análisis y reflexiones que nos permitan situarnos en el contexto en el que vivimos y, al mismo tiempo, proyectar nuestros anhelos sobre bases sólidas que nos permitan transformarlos en hechos concretos que beneficien a nuestros compañeros en particular y, en definitiva, a la sociedad en su conjunto.

Para este fin, es bueno que veamos desde donde venimos. Hoy, La Fraternidad con sus 129 años de lucha por la democracia en nuestro país está dispuesta a continuar ejerciendo su rol protagónico.

Hemos dejado atrás una gestión de gobierno que culminó con un gusto amargo por lo mucho prometido y lo poco concretado. Tuvo que existir la tragedia de Once para que los funcionarios advirtieran de la imperiosa necesidad de concretar inversiones en material rodante e infraestructura para despertar del letargo en donde se desarrollaba el transporte ferroviario, con trenes vetustos y casi sin seguridad operativa.

Los fraternales, históricamente siempre acercamos proyectos y visiones, desde nuestra experiencia, que sirvieran para concatenar todos los modos de transporte. Desde hace años la sociedad comprueba nuestra prédica constante en construir los consensos para la sanción de una Ley Federal de Transporte. La misma fue tomada también como una bandera de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), la cual integramos activamente.

Hasta ahora no fuimos escuchados, esperamos que en el nuevo ciclo político la misma pueda concretarse y se convierta en un articulador como parte de una política de Estado. Quizás los intereses de los grupos económicos concentrados involucrados, sean más importantes que los intereses genuinos de nuestra Patria. Estas mezquindades deben ser superadas.

Así entonces, la gestión del ex Ministro de Transporte de la Nación, Florencio Randazzomaquilló una realidad, que en los hechos, fue solo eso, maquillaje, ese que con solo un poco de uso, se corre y deja ver la realidad. Hoy las vías siguen, en su inmensa mayoria, permitiendo circular a una velocidad que no es en lo absoluto comercial y competitiva; que el sistema de señalización continua con la lógica de hace 80 años atrás; que las obras de infraestructura se desmoronan -como por ejemplo el puente sobre el Río Salado que lleva mas de una año en reparaciones-; y la promesa de la reactivación de los servicios ferroviarios al Interior –que permiten una conexión rápida y segura- han quedado durmiendo como acciones voluntaristas que han quedado, por ejemplo, reflejados en el papel de los expedientes que duermenen algún cajón de la operadora ferroviaria (Sofse).

Sobre ésta nueva gestión que encabeza el Ministro de Transporte Guillermo Dietrich, reconocemos la voluntad de diálogo pero lejos estamos de compartir visiones y proyectos que nos permitan el trabajo en conjunto. La sociedad se encuentra inmersa en anuncios múltiples de obras de transporte de Dietrich, que a nuestro criterio termina privilegiando un modo de transporte sobre otro. Como también reconocemos que frente a los errores se desdicen o dan marcha atrás. Hoy, debemos decirlo claramente, no vemos una definición contundente del rumbo que quiere imprimir a la gestión de la administración macrista en materia de Transporte.

Por otra parte, agradecemos el respaldo de los usuarios del sistema ferroviario en nuestra campaña pública en defensa del atropello que hubiera significado el recorte del recorrido de la empresa Ferrovias, que hubiese dejado sin servicio a más de 100.000 usuarios. Bajo nuestra mirada ese intento fue un globo de ensayo, que pronto se desinfló por nuestra intervención  y por el aporte de las firmas del público en general. Tampoco podemos negar en este caso los anuncios de inversiones que saludamos y esperemos se conviertan en una realidad.

Continuaremos con las campañas públicas que sean necesarias, hasta que se entienda que no aceptaremos retroceder a los años 90’, década en la que el neoliberalismo terminó de destrozar el modo ferroviario a nivel nacional.

En cuanto a la capacitación profesional, en 2015 incorporamos como una herramienta de formación los equipos de Simuladores de Conducción de Trenes de última generación. Esto determinó un importante salto decalidad en la instrucción de prácticas conductivas para los conductores de trenes. 

Así,desde nuestra Escuela Técnica Central y las Escuelas Tecnicas Seccionales hemos desarrollado en forma íntegra los manuales sobre las nuevas unidades de origen chino incorporadas recientemente a nuestro sistema,destacándose aquí, como es histórico en nuestra organización, el esfuerzo y dedicación realizado por los trabajadores,  siempre preocupados en la incorporación y transmisión de los saberes de nuestra profesión. 

Todas nuestras experiencias la volcamos a la CATT donde, como Secretario Adjunto, comparto con todo el Consejo Directivo la mirada del rol que nos compete como dirigentes sindicales, en defensa de los Derechos inalienables de los Trabajadores de todos los modos. Es un derecho, en una sociedad moderna y civilizada, que los trabajadores participen en la toma de decisiones que afecten al conjunto de la sociedad y en el que hoy podemos afirmar, sin equivocarnos, que el Poder Ejecutivo está tomando en soledad.

Desde la CATT, como toda la dirigencia gremial, estamos convencidos y asi lo demostramos siempre, del modelo democrático, por lo cual seguiremos insistiendo, ante todos los estamentos que correspondan, de la validez y veracidad de nuestros reclamos, y recurriremos, como lo hicimos siempre, solo a las medidas de acción directa cuando estas instancias se agoten y sea el tiempo de actuar.

Uno delos principales reclamos colectivos está referido a GANANCIAS, lo que denominamos el “Maldito Impuesto al Trabajo”, que, pese a las promesas de campaña del Presidente Macri, continúa con su aplicación dilatando su discusion en donde realmente corresponde que es en el Congreso de la Nación. Su carácter confiscatorio determina claramente su inconstitucionalidad -por la característica alimentaria del salario- cualquiera sea su monto, hace que esten dadas las condiciones para su directa eliminación, pero al parecer es preferible, para el poder político, cumplir con los hold out, cumplir con los grupos económicos,como bancos, mineras y dirigentes del campo, olvidándose puntualmente de Trabajadores activos Jubilados y Pensionados.

Almismo tiempo, nuestra Organización Gremial trabaja arduamente en pos de la unidad del movimiento obrero organizado. Es imperativo que los dirigentes gremiales nos pongamos de acuerdo y dejemos de tener divisiones que atomizan y debilitan a los trabajadores en su conjunto. Las políticas económicas que nos desfavorecen continúan, y en muchos aspectos se han incrementado y hoy afectan al empleo y favorecen a los grandes grupos concentrados de la economía  nacional.  El rol de La Fraternidad en el contexto de una CGT unificada será por lo tanto proponer la implementación de una mesa de diálogo con el gobierno a efectos de poder participar en la discusión de una agenda nacional que nos contenga a todos.

En este contexto, el rol del sindicalismo fue, es y será la inclaudicable defensa delos derechos y conquistas de los trabajadores y, en ese aspecto, podemos apreciar que los diferentes sectores del movimiento sindical aún están debatiendo como nos paramos ante éste nuevo gobierno para mantener las conquistas logradas y que no sean los trabajadores, quienes con su esfuerzo sobrelleven la crisis económica que durante décadas viene generando la clase política de este país, y que cuando explota siempre el peso del ajuste recae sobre los trabajadores.

Desde La Fraternidad pensamos que el Sindicalismo no debe erigirse como el brazo sindical de este gobierno, pues ya conocemos las consecuencias desfavorables que tiene para los trabajadores tener una posición complaciente con los gobiernos de turno, pero sin descuidar el rol de garantes de la paz social y defensores de la gobernabilidad.

Ante el escenario de una  CGT unificada se debe propiciar un diálogo con el gobierno a efectos de acordar cuestiones que tengan que ver con la discusión convencional, la defensa del empleo, la eliminación del impuesto al trabajo, la cuestión de la inflación que destruye el salario y todos los justos reclamos de los trabajadores.

Todo lo descripto anteriormente es un desafío que nuestra organización asume y que levantará como bandera en todos los ámbitos del movimiento obrero organizado que implica prepararnos –en caso de no ser escuchados y agotar el diálogo- a hacer oír nuestra protesta,  en forma ordenada y responsable para no afectar un principio máximo que todos tenemos que cuidar, la gobernabilidad e institucionalidad de nuestra democracia.

 “LA FRATERNIDAD UNIDA JAMÁS SERÁ VENCIDA”

Por el Secretariado Nacional

Omar Maturano

Secretario General