Tras más de dos años de espera, el tren eléctrico llegó a La Plata
Entre lágrimas, emoción y aplausos, los usuarios celebraron la jornada inaugural del servicio.
Tras más de dos años de espera, el tren eléctrico llegó a La Plata 


Entre lágrimas, emoción y aplausos, los usuarios celebraron la jornada inaugural del servicio. La palabra del maquinista que condujo la primera formación que salió desde 1 y 44 La de ayer será una jornada que quedará en la memoria de los platenses. Sobre todo en la de los miles de pasajeros que durante más de dos años tuvieron que hacer malabares y trasbordos para poder llegar a horario a sus puestos de trabajo, a la facultad o a realizar un trámite. Por todos estos motivos, en el momento en que ingresó la primera formación del tren eléctrico a la estación de 1 y 44, a las 4.36 de la mañana, los usuarios celebraron y aplaudieron con vehemencia antes de subirse.  Adentro, en la cabina de conducción, casi anónimo, Javier Ferreyra contenía su emoción. Es importantísimo que haya vuelto el tren y es un orgullo para mí conducir el primer viaje hasta Constitución, aseguró a diario Hoy este padre de dos hijos, de 34 años, que lleva una década de trabajo ferroviario. Para este tolosano, la algarabía de ayer llegó acompañada de una rara sensación: Cuando hace dos años dejaron de andar las formaciones diesel estuvimos sin trabajar un tiempo, fuimos a otras bases y en marzo, cuando el nuevo tren llegó a Villa Elisa, me subí por primera vez a un coche eléctrico. Pero él extrañaba volver a La Plata, su base de toda la vida. Ver que faltaba el tren era doloroso, por los pasajeros, porque le da vida a la ciudad y porque es nuestra fuente de trabajo, concluyó. En primera persona En el servicio de las 9.47 de la mañana, los pasajeros se miraban extrañados, como si estuviesen en un sueño del que no querían despertar. Solo ellos saben lo que tuvieron que padecer durante 771 días, desde el 7 de septiembre de 2015, momento en que el servicio se interrumpió para iniciar las obras de electrificación. Tal vez, esta espera haya sido el motivo de las lágrimas de un jubilado, que durante los 16 minutos que tardó el tren en completar los 10 kilómetros hasta City Bell no logró salirse de su emoción.  Las conversaciones de los pasajeros, que tuvieron que abonar un boleto de $4 para llegar hasta Plaza Constitución, iban desde la alegría por el arribo de los convoyes, algún que otro fastidio por la larga espera, hasta la indisimulable consternación que en estas horas marca el caso de  Santiago Maldonado. Este es un punto a destacar: las formaciones son tan silenciosas que los diálogos se escuchan sin hacer demasiado esfuerzo.  El servicio tiene una frecuencia de salida cada 30 minutos, con trenes cortos desde Plaza Constitución hasta Berazategui cada 15 minutos. Desde La Plata, la primera formación sale a las 4.36 y la última, a las 20.47. Por su parte, desde Plaza Constitución, el primer tren parte a las 4.53 y el último, a las 20.56.     Uno de los pasajeros que abordaron el viaje matutino fue el presidente de Trenes Argentinos, Marcelo Orfila , que en diálogo con este medio destacó que con el nuevo tren los pasajeros ahorrarán 20 minutos de viaje.      Sobre las formaciones Las unidades, que tienen espacio para unos 2.000 pasajeros, cuentan con aire acondicionado, puertas de cierre automático y frenos de emergencia. La señalética indica los ramales, las salidas de emergencia y pide a los usuarios que cuiden las formaciones. A la altura de Berazategui, los vagones se llenaron, la gente tuvo que viajar parada y apareció una batería de vendedores que gritaron sus promociones en el afán de ganarse su dinero diario. En la antigua estación Avellaneda, que desde 2013 lleva el nombre de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki, la unidad quedó demorada alrededor de diez minutos.  Tras un viaje de 83 minutos, el tren finalmente llegó a Plaza Constitución. Los 11 minutos de demora en relación con los 72 que prevé el viaje parecieron importarle poco a aquellas personas para quienes, hasta hace 48 horas, llegar a destino representaba una verdadera odisea.  Dicen los pasajeros Roberto Reynoso Esto es una cosa grandiosa. Esperemos que siga así. Es mucho más barato y directo. Para ir a Ezeiza a trabajar estaba tardando cuatro horas. Ahora, creo que en una hora y media voy a poder llegar. Sergio Costilla Lo esperamos mucho. Constantemente viajo a Capital y todo este tiempo tuve que hacerlo en micro. La llegada del tren me ahorra mucho tiempo y dinero. Agustina Juárez Euti  Al fin llegó el tren, ya era hora. El viaje hasta Villa Elisa era muy estresante. Yo curso en La Plata, y muchas veces llegaba hasta la estación y no había micros.